blog carpinteros valencia

Recupera el estado de las puertas hinchadas

27 marzo 2018

Puertas hinchadas ¿Qué hacer para recuperar su estado?

Es bastante normal que durante épocas gélidas como es el invierno o épocas de lluvia observes que tus puertas están un tanto hinchadas y  que esto a su vez provoque que su funcionamiento se vea un tanto alterado. Bien, en  este artículo, nuestros profesionales de Carpinteros Valencia te vamos a ayudar a que puedas prevenir esto. Comenzamos:

¿Qué pasa si ya tienes el problema? ¿Cómo puedes solucionarlo?

Me temo que no mucho, de momento. Este  problema se trata más de prevenir que de curar. Las puertas o los marcos que están hinchas deben ser arreglados, pero el kit de la cuestión está en que si las arreglas en este estado es posible que cuando se quite la hinchazón quede un “hueco” entre el marco y la puerta y ese es un problema más complejo de arreglar.

A todos nos ha pasado que tenemos puerta hinchadas en casa. No es de preocuparse, solo de tener paciencia y esperar a que todo vuelva a su estado.

¿A que nos referimos?

No queremos que quede un mensaje de “dejadez”, al revés, lo que si que puedes y debes hacer es revisar bien la zona que se ha hinchado. Quizá si está rozando en un lado no sea el único lugar, no olvides revisar el canto superior.

Es recomendable, una vez localizado marcarlos con algo, un lápiz, por ejemplo, para no olvidar donde era el punto exacto y observarlo. La marca debe abarcar toda el área que roza, ya sea en el marco o el canto de la puerta.

¿Y ahora qué?

Es simple, esperar a que la puerta se deshinche y poder ver el problema que causa esto. Por lo general, suele deberse a la falta de acabado en el canto; ya sea que la pintura se ha desgastado o sencillamente porque no tiene. De igual modo, en ocasiones ocurre que si la madera esta porosa, sea la humedad la que se haya filtrado.

Sea cual la causa, una vez deshinchado es el momento de arreglarlo.

¿Cómo saneamos la madera y evitamos que vuelva a suceder esto?

Atentos a estas 3 palabras; Lija, cepillo y pintura.

Ya sea un problema de índole menor y para ello uses lija, o se trate de uno de mayor envergadura y tengas que cepillar debes recordar que todo en su justa medida ya que profundizar de mas es perjudicial. Si no es necesario lijar ni rebajar, quizá solo necesites pintura.

¿Sigue rozando? ¿Roza de la misma manera que cuando estaba hinchada?

Si es así, ya sabes, debes lijar o cepillar, dependiendo del problema hasta que la madera deje de rozar y la puerta funcione perfectamente.

¿Ya no roza ni se atora?

Revisa el área, si esta porosa, líjala para lograr un acabado liso. Si se ve bien la madera, revisa entonces el estado de la pintura.

¿Realizaste estas indicaciones y no sabes como continuar?

Si ya lijaste o cepillaste, o encontraste que el problema solo es de pintura, pues ya puede  aplicarla.

Es recomendable que escojas pintura para madera del color de la puerta, si no hay el mismo tono puedes pintar la puerta completa con otro que prefieras. ¡Así cambias un poco de aires!

Si crees que lo único que necesitan tus puertas es un buen barniz en lugar de pintura es muy pero que muy importante que leas bien las instrucciones del fabricante en cuanto a la preparación y aplicación. Parece algo obvio o una tontería pero que hagas una buena aplicación de la pintura y/o barniz te mostrará un acabado final u otro ya que al fin y al cabo es el elemento que protegerá a la madera en la siguiente temporada de lluvias y humedad.

Más información